Entradas

Otras vidas

Nos pasamos la vida pronunciando palabras escritas de otro puño y letra, viendo a través de otros ojos y aceptando esa visión ciegamente, entonando e identificándonos con emotivas melodías que hablan sobre los sentimientos de otra persona. Nos pasamos la vida viviendo vidas ajenas. Cuando llega el enfrentamiento cara a cara con el gélido e impertérrito rostro de la realidad y nos encontramos solos, ya de nada nos sirven esos pedazos de otras vidas que hemos tomado prestados.

Ea Prince's "I love terrorists"

https://youtu.be/wj164I1nmg4Here goes my answer: What you are saying is wonderful, it even reminds me of christian love. Who wouldn't want to be in peace with the whole world and forgive and love everyone as easily as you say it is? Let's fight hatred with love. Such a lovely and powerful statement. Let's go stand in front of a person with a gun and tell them we want to give them love. That sure is going to stop them from killing people. Take, for example, last terrorist attack in Barcelona (I choose this example because it is the one I know the most); such called terrorists were people who lived in Ripoll, who had a life there and were surrounded by people who tried to help them. Everyone in that city is still shocked by what happened. How can people near you, who you have known for a long time, turn out to be terrorists? I would feel the same way if ever a kid who I have taken care of does something horrible. Apparently, they were given an education and had people who ca…

#Barcelona

Él sabía que todo el mundo esperaba verlo. Sabía que todos acudían a aquella clase de eventos con el extraño presentimiento de que aquella vez iban a verlo. Todos habían oído hablar de él en miles de ocasiones, les habían descrito su aspecto al detalle; conocían de memoria cada centímetro de su horroroso rostro. Sabían que tarde o temprano le iban a conocer, pero todos en cierta manera esperaban que aquello no tuviera que suceder.

Así que cuando irrumpiera en el escenario por sorpresa, nadie de aquella sala en particular tenía que darle más importancia que a las otras apariciones; ya sabían cómo iba a ser. Pero fue en el preciso momento en el que pisó el escenario y observó las caras descompuestas de los allí presentes, que se dio cuenta de una cosa: nunca nadie es tan consciente del horror, como cuando este se le presenta en su propia casa. E incluso entonces, hay quienes deciden reírse o aprovecharse de él.

En el colegio

Lo peor de todo es que no nos damos cuenta. Cada vez estamos más atontados y ni siquiera parece que lo notemos. "A mí no me están abduciendo, yo soy original". Esa es precisamente la trampa: que cuando más creas y veas que te alejas de todos, más cerca estás de ellos. Aquellos que claman ser distintos a los demás, tener su propia personalidad, son esclavos de la sociedad, como todos. No hay manera de escapar de sus redes.  Una forma de adoctrinar es a través de la educación. Nunca fue más cierta la frase de que el conocimiento nos hará libres y, precisamente, de eso se trata: nos hacen creer que nos están formando como personas que piensan libremente, que pueden tomar sus decisiones a expensas del resto del mundo pero lo cierto es que casi nadie nos enseña a pensar. En el colegio se trata de mecanizar sin pensar: cuanto más rápido escribas, mejor. No pienses.  El súmmum es que somos tan vagos que nos quejamos de las pocas cosas que nos enseñan a pensar. Porque es mucho más …

El Club de la Lucha

El Club de la Lucha es una película basada en un libro que expone una metáfora de cómo puede afrontar la vida una generación vacía de ideales y de sentido, sumida en la monotonía de una existencia diseñada desde el nacimiento. “No hemos sufrido una gran guerra, ni una depresión. Nuestra guerra es la guerra espiritual, nuestra gran depresión es nuestra vida.” El espectador no puede más que sentirse identificado, en cierto sentido, con los ideales de Tyler, pues la sociedad que critica es la misma en la que vivimos.
Tyler se muestra en contra de una sociedad consumista en exceso, en la que “si no reivindicas tu humanidad te convertirás en una estadística”, como dice en el libro. Aunque su punto de vista es extremista, su análisis de la sociedad es absolutamente acertado. Estamos en un estado de insomnio perpetuo; automatizados a trabajar para comprar cosas que ni siquiera necesitamos. “Todo lo que posees acabará poseyéndote”, e impidiéndote afirmar la Vida en todo su esplendor. La soc…

La declaración de amor

"La declaración de amor es un claro ejemplo de lenguaje performativo."
El lenguaje performativo es aquel que, por el simple hecho de ser mencionado, realiza la acción descrita. Un claro ejemplo es “la reunión se ha acabado”; en el momento en el que alguien dice la frase, ésta se convierte en cierta. Antes de posicionarme en acuerdo o desacuerdo con el enunciado, definiré la declaración de amor. Declarar tu amor hacia alguien es decirle que le amas. Amar, según la rae, es tener amor a alguien o algo. A su vez amor significa “sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear.” En mi opinión una declaración de amor no es precisamente un buen ejemplo de lenguaje performativo. Partamos del supuesto de que nadie declara su amor en vano, es decir, que el hecho de decir “te amo” a alguien es fruto de la premeditación. Cuando por fin te atreves a dar el …

Anocheciendo al amanecer

En algún lugar de un laberinto rodeado de soldados de cemento un grupo de adolescentes reía y corría como si nada importase. 
La noche se había comido todo lo visible y uno solo podía guiarse por su oído. Primero, un silencio ensordecedor. La quietud del lugar les recorrió la columna en forma de escalofrío. Luego, unas voces perdidas en el laberinto tratando de encontrar una salida que ellos, cual Teseo, hallaron en cinco minutos. 
Horas antes la alegría resplandecía amarillo chillón, las canciones soltaban chispas y sus movimientos destellaban como estrellas en el cielo nocturno. 
Era como esa sensación de ir en la parte de atrás de una camioneta de pie llegando al final del túnel con los brazos abiertos cuando suena esa canción: te sientes infinito.
El Sol se fue escondiendo avergonzado de no ser parte de aquello a medida que el tiempo transcurría, no sin antes pararse a echar un ojo a aquel cúmulo de sentimientos flotantes. 
En algún lugar de un laberinto rodeado de soldados de ce…